"Esta bien si no soy la chica de tus sueños. Sólo quiero ser la chica en la que piensas a 20 años de ahora, mientras miras tú café de mañana, deseando que no hubieras puesto demasiada leche porque ahora está demasiado cremoso para parecerse a mis oscuros ojos marrones."
Recuerdame. Recuerdame en los buenos, en los malos momentos, incluso cuando no tengas ganas de pensar en nada; recuerdame. Algo va a pasar transitoriamente por tu mente, una risa por descuido, una caricia o, incluso, ese adiós que no vimos venir. Supongo que nosotros fuimos los que quisimos que esto termine así, sino ¿Por qué estaríamos haciendo todo por evitarnos? Será porque quizá no queremos cruzarnos porque hay muchos cabos sueltos que no nos atrevemos a atar, fui muy tonta para notar la mayoría. Siempre dije que para poder ver el arciris hay que soportar la tormenta, pero ya pasaron un par de años y, siendo franca, no creo que pueda seguir fingiendo que día a día me voy acostumbrando a tu ausencia,  nunca lo haré. Y si, tuve miedo de perder a alguien especial y lo perdí, trato de convencerme a  mi misma diciéndome de que los tesoros no se mezquinan, pero en este caso, perdóname, pero quiero ser egoísta  Es posible aún, para darle el toque final al asunto, que recuerdes una de tantas veces que dijiste "gracias por estar aquí", y yo me quedaba muda por esas palabras, de sentir que a alguien le hacía bien tenerme a su lado. Si te veo hoy, diría mil cosas, pero lo único que saldría de mi boca sería...

                                              
                          - Gracias por dejarme entrar...



No hay comentarios:

Publicar un comentario